Tendencias del packaging: retos que deberán afrontar las empresas en 2018.

Con la llegada del otoño y superada la época estival, estas fechas son ideales para elaborar un repaso general de la situación del packaging, sus tendencias actuales y los retos que las compañías deberán afrontar en los próximos meses para encontrar el anhelado equilibrio perfecto entre innovación, calidad, seguridad, servicio y costes.

Considerando los desafíos de las empresas, las necesidades de los consumidores y las innovaciones de packaging, estas son las tendencias globales de la industria del packaging para afrontar el “curso” 2017-2018.

Concienciación medioambiental

Ya no basta con mostrarse concienciados con el medio ambiente, la sociedad exige el empleo de materiales obtenidos de forma responsable. Las certificaciones PEFC/FSC verifican que la materia prima del producto proviene de bosques gestionados de modo responsable, creando una mayor vinculación marca-consumidor. Se limita el uso materiales sintéticos en beneficio de papeles y cartones reciclables o plásticos más ligeros.

Packaging con segunda vida

En esta línea, se tiende a crear estuches que sean reutilizables, ya sea para el mismo producto o para otro fin más práctico o decorativo.

Codificación y trazabilidad

Como consecuencia de la creciente digitalización, el packaging busca tener también una dimensión digital y se tiende a la inclusión de códigos en los estuches. En algunos casos, estos códigos se utilizan con fines promocionales y de CRM. En otros, el objetivo es la trazabilidad del producto, para evitar desviaciones a mercados grises, asegurar el contenido e incluso gestionar los stocks.

Personalización

la producción de series o productos limitados, e incluso personalizados, permite dotar de una imagen de cercanía y proximidad al producto.

Envases más pequeños y transportables

Debido a la tendencia de hogares más reducidos en número de personas.

Packaging, la quinta P del Marketing Mix

El consumidor es cada vez más exigente y está más insensibilizado a campañas publicitarias. Por eso, las marcas aprovechan el packaging (elemento de marketing por el que el consumidor va a tener que pasar sí o sí para disfrutar del producto) para causar un impacto y comunicar la marca de una forma creativa.

Farmacia, cosmética y lujo

La optimización de recursos, el aumento de eficacia y el ajuste de costes, en paralelo a la implementación de mejoras en toda la cadena de suministro son prioridad para las empresas de los sectores farmacéutico, cosmético y de lujo. En estos casos, siguen las tendencias generales señaladas previamente, además de otras en respuesta a sus necesidades específicas:

La reducción del material fomenta la tendencia de elaborar dosis más pequeñas, que se ajusten específicamente a la cantidad exacta necesaria y se evite tanto su producción excesiva como la posibilidad de que alcance su fecha de caducidad.

Reciclaje y empleo de elementos no tóxicos

Se prioriza la innovación pero teniendo siempre como prioridad máxima que el material empleado sea no nocivo y respetuoso con el medio ambiente.

Eficiencia logística

Tendencia a la reducción de stocks y la agilidad en la producción. La planificación de las compras tiende a ser cada vez de lotes más pequeños pero más frecuentes. De esta forma, se buscan proveedores muy ágiles en la producción y con servicios que faciliten los recursos logísticos (kitting, call off, etc.)

Nueva legislación europea

La creación de normativa que afecta directamente al packaging de los medicamentos de prescripción, va a imponer la inclusión de códigos unitarios en los estuches. Esta imposición legal puede crear un efecto contagio en los medicamentos de no prescripción, que quieran codificar para favorecer la gestión de stock a las oficinas de farmacia y farmacia hospitalaria.

Minimalismo, geometrías y vintage

El diseño del packaging tiende al minimalismo y al diseño vintage, especialmente en lo referido a productos de lujo y gourmet, que de este modo se desmarcan de su imagen de “marcas inaccesibles”. Los diseños de los envases tienden hacia formas abstractas y figuras geométricas, con el uso de tipografías sencillas sans-serif y productos e ilustraciones hechas a mano, que inciden en la personalización del producto.

Ser partícipe de estas tendencias permitirá a las empresas afrontar los retos de sus respectivos sectores desde el punto de vista del packaging, en un contexto en el que conseguir ese equilibrio perfecto les permitirá ofrecer las soluciones más innovadoras anticipándose a la evolución y cambios que están por venir en la inminente llegada del año 2018.

Tendencias del packaging: retos que deberán afrontar las empresas en 2018.

About The Author
-