blockchain-y-cadena-de-suministro-motions_mesa-de-trabajo-1-copia-3
Serialización

Blockchain: valor añadido para mejorar la cadena de suministro tradicional (Parte I)

La cadena de bloques o blockchain es una herramienta ideal para garantizar la trazabilidad y transparencia a lo largo de la cadena de suministro, ya que esta tecnología permite seguir con detalle todo el ciclo de vida del producto.

Blockchain es una base de datos distribuida entre varios nodos conectados que participan en esa red. Cada transacción anotada en este registro distribuido se cifra, creando una prueba criptográfica y uniéndola a la cadena de bloques como un eslabón más. Estas pruebas criptográficas son unívocas, por lo que la transacción apuntada no se puede modificar, usar varias veces o rechazar. En lugar de existir un ente que centraliza la información, ésta se haya distribuida y replicada en cada uno de esos puntos. Es similar a un libro contable interconectado, donde cada asiento es repetido en todos los nodos. Esto hace que el sistema goce de gran seguridad. En primer lugar, no está expuesto al riesgo de fallo de un servidor central, al tener la información distribuida. Además, al encontrarse replicada, garantiza la certeza de los apuntes, que deben coincidir en todos los puntos. Por tanto, es inviolable e infalsificable.

Track and trace, un seguimiento seguro 

Cada paso en el ciclo de vida de un producto, desde el origen de las materias primas hasta que llega al consumidor final, puede ser registrado de manera fehaciente por la blockchain. Esta tecnología es capaz de garantizar el seguimiento y trazabilidad en todos los puntos de la cadena de suministro, generando un nuevo apunte cada vez que se realiza una acción.

La combinación de la cadena de bloques con la impresión de códigos QR es una solución ideal. Cualquier actor que intervenga en la cadena de suministro puede acceder a la información del artículo recogida en su blockchain, para lo que únicamente ha de realizar una acción tan sencilla como escanear el código QR en el envase del producto o en una etiqueta. De este modo, el binomio blockchain+QR permitirá que el track and trace de la cadena de suministro tradicional dé un paso adelante, ofreciendo una información mucho más completa, segura, transparente y accesible. Veamos algunos ejemplos de las posibilidades que ofrece a todas las partes implicadas en este camino.

Materias primas con certificado de origen

La tecnología blockchain permite que los proveedores de materias primas certifiquen su origen. Esto es especialmente importante cuando intervienen factores como la sostenibilidad o la calidad. Por ejemplo, un proveedor de diamantes puede garantizar que no proceden de países en conflicto, un ganadero puede asegurar que la carne que vende es ecológica o que la lana que ofrece proviene de ovejas de raza merina, una industria química puede avalar sus formulaciones…

Control para los fabricantes 

La cadena de bloques presenta múltiples ventajas para los fabricantes. Como veíamos anteriormente, conocer con detalle la procedencia de las materias primas permite garantizar la calidad de los productos fabricados y evaluar su impacto medioambiental. Por ejemplo, cualquier productor puede asegurarse de que el cartón empleado en su packaging procede de bosques certificados.

También ayuda a garantizar la autenticidad de los productos, algo especialmente importante en los sectores más afectados por la falsificación. Por ejemplo, un cosmético o un perfume pueden incluir un código QR individual que dé acceso a la información que certifica que se trata de un producto original.

Cuando se trata de bienes en cuya elaboración confluyen varias factorías, propias o subcontratadas, blockchain permite tener un control exhaustivo de todo el proceso, registrando cada paso. Artículos como un móvil o un automóvil, por ejemplo, que no se elaboran íntegramente en una fábrica, sino que muchos componentes son realizados fuera del centro donde finalmente se ensamblan. La cadena de bloques registra toda la trayectoria del producto y sus elementos. No sólo se garantiza su calidad final, sino que también es posible conocer el camino de cada componente, pudiendo detectar posibles fallos y evitar que los productos defectuosos salgan a la venta o facilitar su retirada si ya han llegado al mercado. Además, se puede localizar individualmente cada artículo defectuoso. Por ejemplo, si surge alguna incidencia con un cosmético, quizá no sea preciso retirar todos los lotes de una partida, sino que se podrán aislar los artículos del lote afectado en concreto. Asimismo, ayuda a identificar dónde se ha producido el fallo y asignar responsabilidades.

Agilidad para los reguladores y supervisores de las normativas

El escrupuloso cumplimiento de la normativa es fundamental. Las diferentes administraciones no suelen tener suficientes recursos para supervisar que todos los fabricantes cumplen con las exigencias normativas en materia de control de calidad, salud, seguridad, etc.

Blockchain permite que las empresas se comuniquen con la Administración y cumplan con las exigencias normativas, actuando como un ‘notario invisible’. Esta tecnología reduce la necesidad del regulador de realizar inspecciones para certificar que todo se está haciendo correctamente. Bastaría con dar acceso al registro a los órganos de control y supervisión, que podrían ver la información de los controles de calidad realizados, informes de auditoría, sellos otorgados por las entidades certificadoras, etc.

La blockchain también brinda la posibilidad de mejorar la comunicación de los fabricantes con los operadores logísticos, distribuidores y consumidores. Te lo contamos en el próximo artículo.

Si quieres más información acerca de la impresión de códigos variables en los envases, no dudes en contactar con nosotros. ¡Estaremos encantados de ayudarte!