Blockchain y Cadena de suministro 2 Essentra Packaging
Serialización

Blockchain: valor añadido para mejorar la cadena de suministro tradicional (Parte II)

Seguimos detallando las posibilidades que ofrece la tecnología blockchain a lo largo de toda la cadena de suministro. En esta segunda entrega, hablaremos de su aplicación en el caso de los operadores logísticos, mayoristas, minoritas y finalmente, cómo mejorar la comunicación con los consumidores finales.

Trazabilidad y automatización 

Uno de los problemas que tiene el transporte y la logística actual es que la información ofrecida suele depender de actualizaciones manuales. Dicha información puede contener errores o ser falseada. Además, no es ofrecida en tiempo real. En el caso de emplear tecnología blockchain, todas las transacciones tienen una marca de tiempo y están actualizadas, por lo que los actores implicados pueden consultar el estado y la ubicación del producto en cualquier momento.

Gracias a ello, podemos tener un control absoluto acerca del cumplimiento de los plazos de entrega o de la aparición de incidencias. También puede ayudar a reducir la pérdida desconocida, conociendo de manera fidedigna el punto exacto en el que se ha producido. Además, la tecnología blockchain se puede combinar con soluciones como etiquetas RFID o NFC, automatizando aún más el envío de información en cada paso de la cadena de suministro.  

Adicionalmente, blockhain permite la creación de los denominados smart contracts, contratos que se ejecutan automáticamente cuando se cumplen las condiciones fijadas en los mismos. Por ejemplo, al registrar la llegada de la mercancía a su destino a través de blockchain, el smart contract puede ordenar automáticamente el abono de la factura por el servicio prestado.

Mejorando la gestión de stocks  

La gestión eficiente de stocks es el ‘caballo de batalla’ de los mayoristas, que se enfrentan tanto a la acumulación excesiva de existencias como a posibles desabastecimientos por la carencia de datos precisos sobre la evolución de la oferta y la demanda. La tecnología blockchain, combinada con dispositivos vinculados al Internet de las Cosas, permitirá tener información del inventario en tiempo real.

Aunque se trata de una aplicación que todavía tiene mucho desarrollo por delante, tiene un enorme potencial para gestionar mejor los stocks, teniendo en cuenta aspectos como existencias disponibles de cada producto, fecha de entrada, fecha de caducidad o de consumo preferente, etc. Y si la información es compartida con los productores y con los distribuidores finales, adaptando -quizá incluso automatizando- la fabricación y el abastecimiento del punto de venta a la demanda real, el uso de blockchain mejorará sustancialmente los tiempos de respuesta.

Garantía de procedencia   

La tecnología blockchain refuerza la información que ya tienen los distribuidores finales acerca de la autenticidad y el origen de los productos que posteriormente venderán al consumidor final. Aunque la mayoría de los sectores cuentan con medidas para garantizar la trazabilidad, en ocasiones se producen algunas brechas. Por ejemplo, una gran cadena de distribución se vio afectada hace algunos meses por una trama que vendía falsos jamones ibéricos.

Por otra parte, la cadena de bloques permite que los minoristas dispongan de la información pertinente para asegurarse de la procedencia ética o sostenible de los productos. Se trata de un factor especialmente relevante en la industria textil y del calzado, por ejemplo, particularmente afectadas por las malas prácticas de algunas factorías emplazadas en el sudeste asiático. Gracias a la blockchain, el retailer puede evitar problemas de reputación si detecta que sus proveedores no respetan los derechos de los trabajadores en sus fábricas, por ejemplo.

Información al alcance del consumidor    

En la cadena de suministro tradicional, el consumidor final tiene una información muy limitada del producto que compra y del recorrido que hace hasta que llega a sus manos. Con blockchain, cada paso que da un bien queda registrado: origen de la materia prima, fecha y lugar de producción, certificados de calidad en la producción, cumplimiento normativo, etc. Sólo algunos de estos datos son relevantes para el comprador, por lo que productores pueden decidir cuáles de ellos se ofrecen al consumidor final.

La manera más sencilla de facilitar esta información es mediante la inclusión de un código QR unitario en el envase del producto. Así, el cliente sólo tiene que captar dicho código desde su móvil para ver una información a la que actualmente no suele tener acceso. Por ejemplo, el fabricante de un cosmético puede compartir con el comprador los datos de seguimiento y localización del producto, permitiendo certificar que no es una falsificación o que no procede de mercados paralelos. Además, el usuario puede saber con certeza la composición del producto, si ha sido testado o no con animales, el origen de las materias primas empleadas en el packaging, la fecha de salida de fábrica, etc. Todos estos datos, referidos puramente a la producción, se pueden complementar con explicación sobre el modo de empleo, consejos de utilización y conservación, promociones, etc.

En definitiva, la incorporación de la tecnología blockchain permitirá el acceso a un nuevo escenario de información. Si estas interesado en incorporar códigos variables en tus envases, nosotros te ayudaremos. ¡Cuéntanos tu proyecto!