Cubrir las necesidades de la tercera edad: packaging inclusivo

Es un hecho: nuestra población envejece de forma acelerada. En el año 2020, más del 20% de la Comunidad Europea será mayor de 65 años* y la industria ha de adaptarse con ello a sus necesidades y estilo de vida.

Una de las preocupaciones principales de los fabricantes de envases de packaging es la accesibilidad y la adaptación a los colectivos de la sociedad que presentan mayores dificultades a la hora de manipular o interactuar con el envase, como son las personas mayores.

Los sectores del gran consumo, autocuidado, y farmacéutico avanzan hacia la creación de soluciones de packaging que se adapten mejor a las necesidades de la población sénior: identificar fácilmente los productos mediante el envase, que este sea de fácil manipulado, y que presente un cierre cómodo. Para crear estuches adaptados al consumidor de la tercera edad se debe trabajar en dos áreas: diseño y volumetría del packaging.

packaging-inclusivo-senior-01

Facilitar la identificación del producto mediante el diseño del packaging

Algunas de las claves de diseño para personas con problemas de visión o cognitivos son el uso de colores llamativos y contrastados, así como letras grandes en el estuche que faciliten su diferenciación y legibilidad. Con el fin de lograr una mejor identificación del producto, se recomienda incluir imágenes o ilustraciones representativas del producto predominantes sobre el texto, comunicando los beneficios del producto directamente en el packaging.

Según un estudio realizado a cerca de 3.000 mayores de 60 años**, más de la mitad de ellos denuncia lo difícil que les resulta leer las etiquetas de los productos, incluso llevando gafas. Por ello, es necesario destacar en las etiquetas y envases, no sólo la marca sino también el producto del que se trata, con una tipografía grande y clara.

La importancia de adaptar la volumetría del packaging al producto y sus públicos

En cuanto a la volumetría, sustituir packagings pesados por envases más pequeños, manejables y con mayor superficie de agarre son algunas de las medidas que agilizan su transporte, almacenaje y reciclado. Además, la introducción de indicadores de raciones, dosis y dispensadores integrados en el mismo packaging facilitan la gestión y el uso autónomo de estos productos por parte del consumidor mayor.

Los sistemas de apertura tradicional son uno de los mayores retos para los fabricantes, ya que los actuales dificultan el acceso a pacientes con problemas de movilidad articular (artritis, reuma, Parkinson…) provocando falta de adherencia o incluso rechazo. Para evitar esto y posibles riesgos de manipulación asociados, se propone elegir materiales seguros sin bordes cortantes, cierres intuitivos, envases ergonómicos y métodos de sellado que no requieran mucha fuerza para conservar el producto en óptimas condiciones.

Conscientes de las necesidades especiales de la sociedad, la Plataforma Tecnológica Española de Envase y Embalaje (PACKNET) apoya la apuesta de la industria por el packaging integrador promoviendo un tipo de “ envase para todos ” que facilite la accesibilidad universal. Fruto de esta preocupación, Packnet ha firmado acuerdos con la ONCE en 2016 y este mismo año con CEAPAT-IMSERSO, más orientado a la inclusión de la tercera edad.

Es vital agilizar los procesos y las adaptaciones de los envases para cubrir las necesidades de la población sénior, haciendo uso de un diseño inclusivo que facilite el acceso al packaging a toda la comunidad.

Conoce aquí otras medidas que son tendencia y mejoran la accesibilidad de los estuches como las soluciones Smart Packaging .

* Datos extraídos del informe estadístico realizado por Eurostat y publicado en 2017.

** Fuente: A.T. Kearney Global Maturing Consumer Study, 2011.

Cubrir las necesidades de la tercera edad: packaging inclusivo

| Artículo |
About The Author
-